...

Descubre el smartphone y sus múltiples aplicaciones médicas


¿Recuerdas cómo te comunicabas, informabas, divertías, trabajabas o comprabas hace diez años? ¿A que era diferente? Para unos hemos ido a mejor, para otros a peor pero está claro que ha cambiado profundamente.

En donde estamos todos de acuerdo es que el smartphone ha sido clave en este cambio. Si internet hizo posible que la información viajara de una punta a la otra del planeta en un instante, el smartphone ha facilitado que se pueda hacer en movilidad. Y esto lo cambia todo.

El cuidado de la salud también está siendo afectado por las tecnologías de movilidad.

Con un smartphone a mano todo está a un toque de distancia: calculadoras médicas, guías de práctica clínica, base de datos de medicamentos, visores de imagen médica, atlas del cuerpo humano, literatura médica, casos clínicos, segundas opiniones, sistemas de apoyo a la decisión, …

Además de un mini-ordenador de bolsillo el smartphone es un dispositivo con múltiples y diversas prestaciones de gran utilidad para prevenir enfermedades y facilitar diagnósticos y tratamientos efectivos.

Permite obtener fotos y vídeos en alta resolución, grabar y reproducir audios, identificar personas (seguridad biométrica), entender el lenguaje humano (Siri, Google Assistant, Cortana, …), caracterizar el movimiento del usuario, monitorizar su actividad física, comprobar sus capacidades táctiles, geoposicionar su ubicación, comunicarse con personas (videollamadas, chats, …) y objetos (internet de las cosas), interactuar con plataformas en la nube, …

Todo ello concentrado en un dispositivo ligero, manejable y fácil de usar. Las elevadas prestaciones de un smartphone pueden aumentarse todavía más mediante el uso de accesorios. Se denominan wearables y los hay de todo tipo: pulseras, relojes o auriculares que miden la actividad física y el ritmo cardíaco, calcetines que estudian la pisada, ropa que analiza el sudor o monitoriza el nivel de esfuerzo, lentillas que miden el nivel de glucosa, pulseras que informan el nivel de radiación UV, dispositivos que ayudan a mantener la postura corporal correcta, diademas que miden la calidad del sueño y un largo etcétera.

El smartphone también es un dispositivo conectado a internet, por lo que puede intercambiar información de forma continua con otros sistemas. Por un lado puede enviar información relevante sobre parámetros biomédicos o estilos de vida capturados por los wearables y por el otro lado, recibir información pertinente en un determinado momento y lugar.

Esto abre un gran campo de oportunidades para la evolución del cuidado de salud: los servicios en movilidad.



Tags

SALUD MÓVIL TECNOLOGÍA SMARTPHONE

Autor

avatar
Iñaki Larraya

Nuestra misión es desarrollar dispositivos de estimulación nerviosa no invasiva para el tratamiento de desordenes psicológicos y neuronales.