...

Diferencia entre el estrés y la ansiedad


Uno de los conceptos más controvertidos de diferenciar, que se usan de manera parecida son el estrés y la ansiedad.

Usamos los dos términos de manera similar como estímulos que nos generan un malestar físico acompañado del psíquico. En ocasiones, ciertas situaciones de exigencia laboral que nos mantienen en alerta más allá del límite adaptativo, nos referimos a ellas como estresantes. Y otras que nos generan un miedo irracional, las denominamos ansiedad, valorando la ansiedad como algo mas desagradable.

La realidad es que los mecanismos fisiológicos de estimulación del sistema nervioso simpático como es mantenerse en alerta, tener taquicardias e hiperventilación o aumento de sudoración, entre otros, podrían tener un origen común en la ansiedad y en el estrés tratándose de mecanismos naturales emocionales primitivos que nos ayudan a sobrevivir y adaptarnos.

Imagina que vas por la jungla y te encuentras a un león, tu sistema nervioso se activaría , se prepararía para realizar una huida o un ataque. También podrías quedarte paralizado o, incluso, hacerte el muerto y que con suerte el león pasara de largo. No hay duda de que siempre mantendríamos un estado de tensión, en alerta para huir. Estos mecanismos emocionales adaptativos han ayudado a la supervivencia durante la evolución humana, siendo la base de lo que denominamos estrés y ansiedad.

Démonos cuenta de que el sistema emocional relaciona el mismo momento de supervivencia en nuestra sociedad actual. Piensa que el león sería hoy día, por ejemplo, el despido del jefe, si no trabajas duro o no cumples sus expectativas. Si tu pareja te abandona, con la que tenías una relación de dependencia, sentirás que no vas a sobrevivir. Si tus amigos te dejan de hablar, dejas de pertenecer a la manada, y tu supervivencia empezaría a peligrar. Todas estas situaciones generarían activaciones y alteraciones del sistema nervioso primitivo que tendría un mensaje de no supervivencia de la parte racional.

Entonces, la diferencia entre estrés y ansiedad vendría en lo objetivo del estimulo peligroso. Si uno trabaja por encima de sus posibilidades, se acabaría agotando y sufriría estrés; si alguien vive demasiado rápido, sin tiempo para relajarse, tendrá también estrés. Podemos decir que el estrés es objetivo, ya que te prepara, te hace estar en alerta y estar así activo frente al león que nos podemos encontrar. Pero si esta alerta es demasiado intensa o se prolonga en el tiempo, podemos llegar a enfermar, porque afectaría al sistema fisiológico. Por lo que no podemos estar en continuo estado de alarma, pensando que puede aparecer un león en cualquier momento de nuestra vida.

En cambio, cuando el estimulo es más subjetivo y el estrés es continuo puede aparecer la ansiedad. Ejemplo de esto podría ser la responsabilidad que uno siente por un familiar al tener miedo a la perdida, por haber tenido un trauma no resuelto y que se vuelve a repetir con el tiempo. La ansiedad es un estímulo más subjetivo basado en el miedo y que resulta más complicado de interpretar ya que no solo te prepara para huir del león, sino que además te bloquea y podría haber una retroalimentación pensando que el león puede aparecer de nuevo. Aunque se trata de un mecanismo fisiológico genera mucha tensión e incluso te paraliza, debido a que en determinadas ocasiones el estímulo estresante es inconsciente.

Por lo tanto dada su raíz común emocional y primitiva parecida no es extraño que confundamos de forma habitual los dos términos.

En ocasiones, estamos estresados; en otras, ansiosos; y, desafortunadamente, en la mayoría de los casos, las dos cosas a la vez.



Tags

ESTRÉS ANSIEDAD SALUD

Autor

avatar
Dr. Jaime Chamorro

Nuestra misión es desarrollar dispositivos de estimulación nerviosa no invasiva para el tratamiento de desordenes psicológicos y neuronales.